Tecnologia para Giles

Hacer un pequeño esfuerzo en la mañana puede determinar el éxito del resto del día: Claves para lograrlo

Muchos hemos deseado en algún momento que el día tenga más de 24 horas: el tiempo no rinde para el trabajo, las tareas de la casa quedan a medio hacer y la dedicación a la familia no es la mejor. Quizás todo sea un problema de administración.

Quienes encuentran dificultades en levantarse temprano habrán notado que, aunque es una tarea difícil, una vez que logran hacerlo logran completar muchas más tareas en las primeras horas del día. Cosas que jamás hubiesen estado listas de haber comenzado la jornada a las 10 de la mañana.

Tal vez se deba a que en las primeras horas del día hay menos distracciones, menos clientes llamando para pedir información, la empresa aún no está en su pico de actividad y no hay otros departamentos haciendo solicitudes, entre otras múltiples tareas que “despiertan” un poco más tarde en muchas compañías, como hacer facturación y control de inventario.

Por ello, hacer un pequeño esfuerzo por ganar unos minutos en la mañana nos puede hacer más exitosos cada día.

Lo primero que se debe hacer para poner este principio en práctica es preparar el cuerpo, para lo cual existen varios tips útiles:

  • Duerme temprano: Si tu programa favorito se emite tarde en la noche, grábalo. Si lavar los platos después de la cena te hace dormir tarde, comienza a cenar un poco más temprano. Si encuentras dificultades al dormir, trata de eliminar los estímulos sonoros y auditivos que puedan estar perturbando tu sueño. Prepárate para pasar al menos siete u ocho horas cargando baterías.
  • Levántate ¡ya!: Los famosos “cinco minutos más” que solemos tomar en las mañanas cuando nos cuesta despertarnos son el mayor boicot que se puede hacer a los planes de levantarse temprano. Durante estos “cinco minutos” estamos en estado de alerta por temor a quedarnos dormidos y llegar tarde al trabajo. Además, la fase de sueño alcanzada antes de la interrupción es tan poco profunda que se crea en el cuerpo una sensación de alteración y mayor cansancio. Por ello, si no puedes dormir al menos 30 minutos más, levántate de inmediato.
  • Desayuna: Un desayuno nutritivo es la mejor manera de tener energía todo el día. Las proteínas, tanto en la mañana como a lo largo del día, ayudan a dar un extra, especialmente cuando las baterías bajan. El azúcar y la cafeína tienen el mismo efecto.

El famoso consejo de Ivy Lee sigue vigente hoy después de varios años. Hacer una lista de cosas por hacer, ordenarlas por prioridades y seguirlas al pie de la letra es un método que funciona y seguirá funcionando.

Dedicar las primeras horas de la mañana a las cosas más prioritarias de la lista, o a aquellas que se pueden hacer con la disponibilidad de recursos que hay en ese momento del día aligerará la carga del resto de la jornada.

En ese momento, en el que hay algo de holgura en el tiempo, se pueden hacer cosas como chequear el inventario, actualizar software, hacer una lista de clientes por contactar a lo largo del día, revisar presupuestos pendientes, entre otras.

Muchos pequeños negocios y empresas todavía no han descubierto el potencial de los Social media

Un estudio reciente desarrollado por Office Arrow revela que si bien algunos propietarios de pequeños negocios utilizan los social media y éstos afectan de forma positiva a sus negocios, la mayoría no sabe cómo comenzar a utilizarlos en sus empresas. Es más, la mayoría no tiene pensado realizar ninguna inversión hasta no entender bien las prácticas, aunque tampoco han pagado a un experto para poder realizarlo.

En la infografía que presentaron al final de este mismo artículo, una gran mayoría (88%) de estas pequeñas empresas es consciente del potencial de los Social Media. Del total de empresas, el 63% afirma estar presente en las redes sociales y de estas, el 61% lo hace en Facebook, el 48% en LinkedIn, el 37% en Twitter, el 14% en Google+ y el 6% en otras como Foursquare.

Para este tipo de negocios, las publicaciones en forma de blog, también son una poderosa herramienta de comunicación que a la vez puede ayudar a aumentar la visibilidad de sus empresas y la de su marca en internet, ofreciendo información mucho más profunda sobre sus actividades, productos y servicios, que también puede ser compartida en las redes sociales.

Pero, ¿Cuáles son los motivos por los que están utilizando los medios y redes sociales?

El 49% para dar a conocer o fortalecer su marca, el 33% para posicionarse como líderes de opinión, el 32% para brindar mejor asistencia al cliente y el 17% para generar revisiones o recoger opiniones sobre sus productos. Un sorprendente 31% no cita ninguno de estos motivos, y la causa es que no saben por dónde comenzar al tener un abanico tan amplio de opciones.

Sin embargo, muchas aún no están actuando pese a conocer el verdadero potencial que tienen los medios sociales. ¿Por qué?  Los motivos son variados, y entre ellos encontramos que no quieren compartir todo lo que saben o tienen, no saben por dónde comenzar, creen que no les ayudará con sus negocios, que su coste puede ser muy elevado, así como que no tienen suficientemente tiempo, recursos o empleados para poder gestionar o ejecutar correctamente sus estrategias de social media.

Es evidente que a pesar de que la participación y aprovechamiento de los social media por parte de las pequeños empresas es una tendencia en aumento, todavía muchas de ellas no han descubierto su verdadero potencial para sus negocios.

Mailing via redes sociales

Parece que el emailing no ha muerto del todo, así como va a ser casi imposible que lo haga el correo tradicional. Lo que si ha estado cambiando es la forma en que hacemos el mailing, al menos en el estilo de presentar los contenidos y la información  porque aunque se envíen miles de copias a miles de destinatarios siempre se busca que llegue personal.

Hablando de esto, lo personal es lo de hoy y lo de mañana, el saludo lleva tu nombre, quizá hasta la información como la agencia supone que te gustaría o es mas fácil que veas y entiendas como importante y lo que quiero que veas primero. Ahora ya no es solo un texto plano y algunas veces aburrido o con tipografía muy pequeña para que tengas que usar ayuda. Lo de hoy y mañana es que sea una buena experiencia leer lo que te digo con la opción de que si no escribo muy claro lo veas en un video, lo explique en una foto o me escuches en un audio. Todo en el orden en que quiero que lo sigas.

Lo mejor de estas tendencias en el mailing es que ahora sea social. Me refiero a que pueda tu receptor ser capaz de compartir el correo electrónico no solo con otro correo electrónico, si no también en sus redes sociales o por lo menos en las mas comunes. Como siempre, propongo que en un momento, te quites el sombrero del mercadólogo el de comunicador y veas cuántos correos electrónicos has compartido pensando en alguien en especial que puede beneficiarse del contenido, ya sean amistades o familiares. Inclusive piensa cuantas personas pueden beneficiarse de esos contenidos que no son directamente tus amigos.

El correo electrónico solo, no es social y ese es un hecho y lo que sí es social es la información si además se motiva al receptor a que lo haga. Siempre agrega canales sociales en las plantillas y que sean lo suficientemente grandes para que la gente entienda que puede compartir lo que está recibiendo, usa multimedia para ilustrar tus puntos. Si crees que algo de tu información puede ser más claro en un video, no es necesario tener una gran producción, recuerda que las cosas deben ser simples y espontáneas para que tengan un mejor efecto, súbelo a Youtube lo pegas en el mail y que se comparta.

En cuanto a los servicios, creo que no necesito recomendarte Mailchimp, porque es de los servicios más populares, flexibles y seguros que he encontrado, además si no eres diseñador, no tienes problemas, las plantillas están muy bien y la personalización es mucho muy sencilla. Además que hay aplicaciones de terceros como Hootsuite que integra el servicio de Mailchimp dentro de la aplicación, eso debe darte una idea de su popularidad.

Yo no soy fan de los sistemas de correo electrónico, en mi experiencia no funcionan muy bien porque no todo mundo desea que los contenidos se socialicen y cuando es posible hacerlo, no hay la forma y además algunas veces el problema es de periodicidad  comienzan muy bien mandándose cada semana y luego se va espaciando a un par de semanas, una vez al mes y luego ninguno por meses, pero estoy completamente convencido de que el social mailing tiene mucho mejores resultados que simplemente mandar un texto, aún y cuando la gente de manera voluntaria se hayan suscrito.